Tuesday, November 29, 2022
Música e información, aquí y ahora


La madrina de la música electrónica: El legado de Daphne Oram

Oram consideraba a los humanos como instrumentos que tienen un “espectro completo de frecuencias de resonancia que nunca están en…

By Stekoxx , in Es noticia , at 8 enero, 2020 Etiquetas: , ,


Oram consideraba a los humanos como instrumentos que tienen un “espectro completo de frecuencias de resonancia que nunca están en reposo, nunca en estado estable, sino que vibran en tensión palpitante hasta en nuestras células y átomos”

Tal vez, nunca hayas oído su nombre, pero lo más probable es que hayas estado en contacto, de una forma u otra, con su legado: Daphne Oram ayudó a dar forma a los sonidos y temas que escuchamos hoy en día.

Desde pequeña, Oram componía y tocaba el piano y el órgano. En 1942, le ofrecieron una plaza en la Royal College of Music, sin embargo la rechazó y aceptó un puesto en la BBC como ingeniera de estudio y balance tonal de la música en el BBC Radiophonic Workshop.

Durante esta época, Oram compuso Still Point, considerada la primera pieza que combina música acústica de orquesta con manipulación electrónica en vivo. En 1957, Oram crea Oramics, una máquina para la creación de música que se basaba en el sistema llamado Graphical Sound y que consiste en la grabación de sonidos creados a partir de imágenes realizadas sobre una película y posteriormente reproducidos en un sistema de sonido.

Aunque contribuyó con su trabajo a revolucionar la música, apenas ha recibido amplio reconocimiento en iniciativas como la obra de teatro Daphne Oram’s Wonderful World of Sound (“El maravilloso Mundo de Sonidos de Oram”). De hecho, cuando los dramaturgos McArthur y Paul Brotherston comenzaron a estudiar la vida y obra de la pionera fallecida en 2003, quedaron asombrados.

“Inmediatamente vimos que se trataba de una vida fascinante, casi increíble”, dijo Brotherston.

“Nos inquietó lo poco que sabíamos de ella. Existe un núcleo de dedicados técnicos y músicos que sí la conocen, pero en gran medida había quedado en el olvido”

Oram emprendió una lucha para fundar un lugar dedicado a la producción de efectos de sonido electrónicos y música. “Si las cámaras y películas cinematográficas explotaron las ideas de tiempo y espacio al contar historias, el micrófono y la cinta magnética podrían hacer lo mismo por la música”, escribió en 1952. Vio el potencial de manipular la cinta cuando la tecnología apareció a comienzos de la década de los 50 y experimentó, acelerando o reduciendo la velocidad, empalmando grabaciones o haciendo varias capas para crear nuevos e impresionantes efectos de sonido.

Como no, sus experimentos resultaron tremendamente radicales para la época y entró en la casilla de aquellos “demonios” que se cargaban la música o que no respetaban los patrones antiguamente establecidos.  Su máquina conocida como Oramics, resultó más avanzada que los secuenciadores que le seguirían, 20 años después.

Este toque experimental, vanguardista e innovador no fue bien recibido en Reino Unido, especialmente por tratarse de las ideas de una joven mujer.

Oram, acabó dejando la BBC profundamente frustrada y ante un mar de ideas que quedaron sin utilizarse, con enormes posibilidades sonoras que pudieron exprimirse  y no se llevaron a cabo. “La BBC era un institución dirigida por hombres en un mundo que era mucho más machista que hoy”.

Oram consideraba a los humanos como instrumentos que tienen un “espectro completo de frecuencias de resonancia que nunca están en reposo, nunca en estado estable, sino que vibran en tensión palpitante hasta en nuestras células y átomos”

Con su legado, los experimentos de Oram, ayudaron  a crear un nuevo género: el de la música electrónica. Con este curioso e imprescindible artículo de memoria, se espera que muchas más personas conozcan a la madrina de la música electrónica.