Saturday, February 4, 2023
Música e información, aquí y ahora


Lo Siento, Miguel: autogestión y bedroom pop

Conocemos al prometedor grupo madrileño a través de un pequeño Q&A Hoy conocemos a Lo Siento, Miguel, cuatro amigos que…

By AWXS , in Es noticia Pop , at 15 diciembre, 2022


Conocemos al prometedor grupo madrileño a través de un pequeño Q&A

Hoy conocemos a Lo Siento, Miguel, cuatro amigos que tras la pandemia decidieron aunar fuerzas para crear su propio proyecto autogestionado. Con influencias muy variadas, han construido un sonido que baila cercano al bedroom pop pero que se deja llevar por influencias electrónicas, la actitud de Arctic Monkeys o las letras de Bad Bunny.

Este año han sacado un par de EP’s y también se han convertido en finalistas del Mad Cool Talent 2022. Ahora, se preparan para el estreno de Baja fidelidad, un disco experimental en la composición que bebe del bedroom pop, la música latina y el sonido urbano. Podremos disfrutar de su talento en su próximo directo este 16 de diciembre en la Sala Independance. Como dicen ellos mismos en la promoción de su concierto: “dale una oportunidad a estos pobres músicos independientes, que no te vas a arrepentir”.

Loud Cave: Lleváis poco más de un año con el proyecto, ¿cómo surgió?
 
Lo Siento, Miguel : Surgió después de la pandemia, entre colegas que estaban acabando la universidad, currando de camareros… Teníamos algo de tiempo libre y nos metimos en la sala de ensayo. Miguel y Pedro, los vocalistas y compositores llevábamos haciendo música juntos desde el colegio y se fueron incorporando Junior (Miguel del Río) y Mario. Ahí empezamos a sacarle partido a algunas canciones que estaban en la recámara y tocando juntos los temas crecieron una barbaridad. Juntamos influencias de todos lados y escuchábamos música juntos a todas horas. Luego descubrimos que el directo era uno de nuestros puntos fuertes, y es de lo que más disfrutamos.

LC: ¿Qué os inspira al componer? ¿Cómo es ese proceso?

LSM: En principio puede ser cualquier cosa: Una melodía pegadiza que se te ocurre mientras cocinas, un par de frases que escribes sobre algo que te ha pasado, alguna referencia a un tema que te gusta… Cualquier cosa. Por lo general o Miguel o Pedro llegamos con alguna idea muy básica y la vamos complementando entre todos. Hay una frase del último disco de Drexler que lo resume muy bien: “Yo no sé ni porqué ni cuando, esa voz yo no la comando”. Más de una vez sales corriendo de la ducha para grabar una idea que se te acaba de ocurrir. La resaca, por ejemplo, suele ser un momento bueno para que lleguen las ideas. Y te puede pasar que descartas una melodía o una letra y la recuperas años después… Nunca deja de ser un misterio.

LC: Vuestra música tiene toques de pop, también de eso a lo que antes llamábamos indie… ¿quién son las referencias de Lo Siento, Miguel?

LSM: Una de las peculiaridades de esta banda es que bebe de absolutamente todos lados. Eso es positivo, porque lo hace todo más divertido y te da libertades, pero también hace más complicado definirse dentro de un sonido concreto. Cambiamos mucho en cada tema y eso se va a acentuar con nuestros próximos trabajos.  Nosotros venimos de inspirarnos mucho en grupos de rock e indie anglosajones (Arctic Monkeys, Mac Demarco…), las típicas influencias del chaval alternativo que se pone a hacer música. Esto se nota sobre todo en nuestro primer EP. Pero nos dimos cuenta de que podíamos aprovechar un monton de influencias que habían estado ahí toda la vida. La rumba, la salsa, el soul… todo eso estaba ahí y no tenemos miedo de sacarlo. Y últimamente nos hemos adentrado en sonidos más modernos y electrónicos, eso se ve claramente escuchando nuestro último EP.

LC: ¿Cómo está siendo la experiencia de autoproducirse y autogestionarse?

LSM: Es divertida, difícil e inevitable. Hoy en día nadie da la cara por una banda si no hay números que lo avalen. Tenemos la suerte de contar con un montón de colegas que nos ayudan y permiten que la cosa tire para delante. Paula Julián, Carmen Moreno, Diego Valán, Paula Forneiro… sin ellas no habría vídeos, no habría conciertos, no habría merch… sin ellas no estaríamos tan cerca de parecer un grupo serio. Hacen un trabajo que compite con los estándares de la industria. Y siempre hay gente dispuesta a unirse al curro, es increíble lo generosa que es la gente. Y nosotros mismos apañamos el resto. Mario graba vídeos y no para de pensar en ideas de cara a la imagen del grupo. Millán es diseñador y nos ha hecho las portadas de varios trabajos. Junior nos produce los temas…

LC: Dos EP en un año, ¿sentís el peso de la hiperproductividad que exige actualmente la industria musical, ese sentimiento de que si no hay algo nuevo cada dos por tres “no estás”?

LSM: En lo que respecta a la música no nos cuesta tanto, y de hecho tenemos muchos temas pendientes de grabar. En ese sentido, el problema suele ser que no tenemos dinero para el siguiente disco y que no tenemos tiempo porque estamos estudiando y trabajando. Sobre todo se nos hace cuesta arriba la constancia que hace falta para sacar adelante las redes sociales. Sacar tiempo para generar contenido todo el rato, enviar mails para conseguir conciertos, hay que estar a todo para promocionar nuestro trabajo.

Es increíble cómo pueden quedarse en nada las horas y horas de componer, grabar y hacer videoclips si no estás atento a promocionar y vender bien el resultado final. Menos mal que tenemos a Paula Julián para dirigir esa parte del proceso. Por otro lado, si te fijas en los artistas que realmente están pegados, los hay que pasan de sacar temas cada dos por tres y siguen siendo relevantes. Mira los Arctic Monkeys. La parte jodida está en los grupos que están trabajándose la fama, esos son los esclavos de la industria.

LC: ¿Qué puede esperar la gente de vuestro próximo directo?

LSM: Pues hemos venido a echar toda la carne en el asador, nos hemos venido arriba. La sala es gigantesca y no tenemos ni idea de lo que va a pasar. Pase lo que pase va a ser una fiesta. Se han unido los chavales de coco bazar y subirán al escenario varios amigos nuestros. Las semanas previas al bolo siempre son un agobio, pero de momento nunca hemos salido decepcionados de un show. Nos vamos a divertir, vamos a tratar de que se divierta el público y, con suerte, daremos el concierto más grande de nuestra vida. Lo Siento Miguel es la mejor excusa para librarse de la cena de empresa.