Saturday, February 4, 2023
Música e información, aquí y ahora


“Midnights”: ensueño e insomnio con Taylor Swift

La cantante rompe récords con un collage de emociones e introspección La storyteller por excelencia de nuestra generación publica su…

By AWXS , in Álbumes/EPs Pop , at 1 noviembre, 2022


La cantante rompe récords con un collage de emociones e introspección

La storyteller por excelencia de nuestra generación publica su décimo álbum. El proyecto, según ha explicado ella misma, retrata un viaje a través de sus sueños y terrores, un recorrido de ensueño e insomnio. De la mano de su productor inseparable Jack Antonoff, Taylor nos presenta un proyecto de pop maduro, con influencias electrónicas y una clara vocación introspectiva.

Taylor Swift Midnights
Taylor swift para “midnights”

Tras una semana, no podríamos empezar sin hablar de la dimensión que ha alcanzado Midnights. Las ventas, los streamings y las listas de éxitos no son un indicador de la calidad de un proyecto musical, pero sí que nos dan contexto para entender su éxito. Sin un solo single antes de publicar el largo, Taylor Swift arrasado en streamings y en ventas físicas, algo difícil de ver en los tiempos de Spotify. Además de todo el merchandising, los bonus tracks y el anuncio del tracklist en formato bingo, la artista lanzó cuatro versiones diferentes del vinilo. Juntando las ediciones, se forma un reloj y para montarlo, la cantante ya se ha encargado de que también tengas que acudir a ella para comprar los soportes y la manecilla. Así, Swift vendió 1.2 millones de álbumes en soporte físico en tan solo los primeros tres días, convirtiéndose en la primera persona en vender un millón de álbumes en la primera semana desde que ella misma lo consiguiera en 2017.

En cuanto a streaming, se ha convertido el álbum más reproducido en las primeras 24 horas con 184.6 millones de reproducciones. Un récord que hasta ahora ostentaba Drake con su álbum de 2021 Certified Lover Boy, con 153,4 millones de reproducciones. Y estos son solo un par de los récords que ha conseguido, pero para lxs curiosxs, la lista se alarga hasta los 73.


El largo se aleja del pseudo-indie de los últimos evermore y folklore en búsqueda de un sonido más cercano a 1989, pero también a reputation. Swift apuesta por los sintetizadores envolventes a lo largo de todo el proyecto como elemento cohesionador y genera una atmosfera pop nostálgica presente en todo el disco. Eso no quiere decir que el álbum sea nostálgico de por sí; Midnights cuenta con un collage de emociones que se expande a lo largo de las trece canciones. Inseguridades, amor, ostentación, síndrome de la impostora, superioridad, vacile y overthinking… Todo cabe en Midnights.

El álbum abre con ‘Lavender Haze’ y Taylor nos habla de su amor como un lugar seguro, un refugio alejado de las especulaciones de la prensa sensacionalista. La temática se intuye también en la preciosa ‘Sweet Nothing’, una canción sencilla apoyada en una melodía infantil coescrita junto a su pareja Joe Alwyn. Esa simpleza en lo musical refleja aquello que explica en las letras: entender el amor con los detalles más sencillos, una flor en un bolsillo o tararear en la cocina.


‘Snow On The Beach’ junto a Lana del Rey deja a la autora de Norman Fucking Rockwell en un segundo plano. La canción es un pop dreamy con harmonías amenizadas por Lana, pero más que una colaboración parece un simple apoyo. Desde luego, es una de las canciones más irrelevantes del proyecto.

Taylor Swift nos habla del amor como algo en el que ella es el sujeto principal; el amor le ocurre, pero ella también lo fabrica. En ‘Labrynth’ la cantante nos explica como se enamora con locura y la sensación aterradora que eso le provoca. El amor se amarga en ‘Maroon’, una canción que para muchxs es la deriva de ‘Red’: del rojo intenso al granate, de un sentimiento brillante a un recuerdo vago. ‘Question…?’ sobrepiensa el pasado, lo que fue y lo que podría haber sido así como también lo hace ‘Midnight rain’. ‘Mastermind’, en cambio, es un uptempo en el que Taylor narra el intrincado plan diseñado para conquistar a la persona a la que ama y a la vez, hace un guiño a esas críticas que la tildaron de maquiavélica. Como curiosidad, en Tik Tok ha empezado a aparecer un trend de chicas explicando como sobrepensaron y crearon sus propias relaciones… “None of it was accidental”.


Esa Taylor estratega de ‘Mastermind’ se deja entrever en ‘Vigilante Shit’. Esta canción, junto a ‘Karma’ forma la dupla vengativa del álbum y a su vez, son antónimas. ‘Vigilante Shit’ resuena a reputation y también al tipo de synth-pop de aquella Billie Eillish inicial. Una producción llena de silencios y bajos potentes acompaña una declaración de intenciones. La letra, se rumorea, podría remitir a todo el historial con Scooter Braun y a la vindicta de Taylor. Por otro lado, ‘Karma’ es un track con una producción mucho más brillante, un hit pop con letras divertidas que en ocasiones rozan lo kitsch.Sweet like honey, karma is a cat / purring in my love ‘cause It loves me”.

Ese tono de girlboss que oscila entre la vergüenza ajena, el encanto del pop adolescente y el placer culpable es palpable también en ‘Bejeweled’. Un tema pegadizo seguramente escrito con el bolígrafo de purpurina de Taylor, en el cual la cantante se posiciona como un diamante inalcanzable. En el videoclip, dirigido por ella misma, la artista recrea la historia de cenicienta con ella de protagonista y los cameos de Haim, Laura Dern y Jack Antonoff. Este es tan solo el segundo videoclip, pero la cantante ha anunciado que el álbum completo contará con visuales.


Anti-Hero’ es la otra canción con videoclip ya estrenado. La selección del tema como primer sencillo es una gran elección, y es que se trata de una de las canciones más introspectivas del álbum. En ella, nos habla directamente de su TCA, su autoconcepción y sus miedos más profundos. No ser suficiente, no estar a la altura, llegar donde ha llegado por casualidad pero sobretodo, sentirse como el problema principal. Es consciente de su situación y lo comunica, pero desde una perspectiva divertida y no explícitamente vulnerable.

Al hilo de ‘Anti-Hero’, podemos escucharla pensar sobre si misma en el siempre impactante track cinco: ‘You’re On Your Own, Kid’. El tema se construye poco a poco sobre el ritmo de la guitarra, mientras la artista relata sus recuerdos de niña. Poco a poco, vemos la adolescencia de Taylor avanzar mientras la intensidad de la instrumental nos lleva hacia el clímax en el puente del tema. El camino al éxito no ha sido un paseo floreado, pero Taylor se da tregua y hace las paces con su niña interior en una de las mejores composiciones del álbum.


En definitiva, es un álbum en el cual Taylor Swift vuelve al pop con un sonido elaborado, maduro y nostálgico pero también retiene esa purpurina y fantasía post-adolescente que la llevó a lo más alto. A Midnights aún le quedan muchas noches por contarnos.