Thursday, June 30, 2022
Música e información, aquí y ahora


El ‘boom’ de la música electrónica en Kosovo.

Si te gusta la música electrónica tanto como a nosotros, vete buscando vuelos a Kosovo, una región con una filosofía…

By Stekoxx , in Es noticia , at 21 enero, 2020 Etiquetas: , , ,


Si te gusta la música electrónica tanto como a nosotros, vete buscando vuelos a Kosovo, una región con una filosofía cultural muy característica.

La vida nocturna en los Balcanes se caracteriza por las fiestas de música electrónica. Kosovo o Kósovo, oficialmente la República de Kosovo, es un estado con reconocimiento limitado ubicado en la península balcánica, sureste europeo. Habitado por 1,8 millones de personas, con capital en Pristina.

Las fiestas que se viven aquí son especiales, se entrelazan con clubes y discotecas que te menean, si te aguanta el cuerpo, hasta el mediodía, incluso puede que todo vaya más allá: los horarios son orientativos.

Belgrado es el principal centro regional, conocido nada más y nada menos como “el Berlín de los Balcanes”, aunque cada día suena con mayor fuerza Kosovo, que experimenta un ‘boom’ cultural generalizado y profundamente inyectado en la música electrónica. Sin embargo, aquí la tendencia no la marcan las salas: proviene de colectivos independientes.

Los colectivos que abanderan este ‘boom’ electrónico son Vakuum, Servis y Hapësira. Evidentemente, existen más, pero basta con seguir a estos tres grupos en las redes sociales para conocer las fiestas más bastas de Kosovo.

Las fiestas, como anteriormente se ha dicho, pueden tener una duración relativa y extenderse a más del tiempo establecido, incluso… ¡pueden durar varios días!

Las entradas rondan los 10 euros; y sólo un aumento de 5 euros en las grandes citas, todo un lujo para quien resida allí.

En cuanto a géneros y estilos destacados, predomina abultadamente un techno industrial o EBM, fusión de música electrónica y postpunk en la que destacan artistas como Nitzer Ebb. Son monotemáticas, sin contar con esa mezcla de estilos característicos de clubes comerciales. El año pasado, contaron con dos DJs de talla mundial: el dueto serbio Ontal y el británico Ansome, cabeza de cartes en salas como la berlinesa Berghain, demostraron que los sonidos raspados que en sus agudos martillean sin parar sí tienen espacio en Kosovo.

Servis comparte el gusto por el EBM, pero apuesta y destaca estilos más electro, garage y techno. Hapësira, creado en 2015, fluctúa entre el techno alemán y otros estilos que desprenden toques hipnóticos como el del artista Abdulla Rashim.

Los eventos de Vakuum suelen tener lugar en el Teatri Oda, una sala de teatro que engalana algunas de las noches más salvajes de Pristina. La sala se caracteriza por ser amplia con techos altos y con una notable acústica convirtiéndola en el lugar idóneo para la escucha de techno industrial. Servis, hace sus shows en la Sala Roja y Hapësira en una antigua imprenta, Rilindja Warehouse, un sitio perfecto para crear una atmósfera clubbing.

La pasada primavera aquí se celebró la primera sesión Boiler Room en la historia de Kosovo y cuando no hay techno se programan actividades culturales que prenteden promocionar a los jóvenes talentos locales. Kosovo, por cierto, cuenta con la población más joven de Europa.

Es importante tener en cuenta las estaciones del año, ya que hay clubes que principalmente abren entre primavera y otoño. Durante el resto del año, la apuesta por la electrónica la abanderan los 3 colectivos mencionados anteriormente.

En 2020, apoyados por una población joven con ganas de crecimiento y llenos de ilusión, estos colectivos conducen el renacer de la electrónica en Kosovo.

Las reglas son sencillas: olvidar la cámara de fotos y dejarse llevar, la música y la persona como protagonistas principales, entender el género electrónico como el más intimista, y por supuesto…siempre hasta el amanecer.