Tuesday, June 28, 2022
Música e información, aquí y ahora


Por si acaso, estuve allí

“Cuando algo no ocurre es porque no era ni el momento, ni la situación para que ocurriera” Muchos nos preguntamos…

By Stekoxx , in Artículos de opinión Opinión , at 31 marzo, 2020 Etiquetas: , ,


“Cuando algo no ocurre es porque no era ni el momento, ni la situación para que ocurriera”

Muchos nos preguntamos por ciertas causas y nos acordamos en estos días de Swedish House Mafia. Ante una escena de película marcada por la propagación del COVID-19 (en ciertos lugares desfasada), países y gobiernos a pata coja, artistas haciendo lo imposible y lo honrado para satisfacer a los suyos, surge una pregunta infinita y es…¿Qué pasa con Swedish House Mafia? ¿Será tan cierto eso que dicen por ahí de que su vuelta no ha sido tan impresionante y todo ha quedado reducido en un buen marketing?

El determinismo es una doctrina que afirma que todos los acontecimientos están determinados por algún motivo implicando entender la realidad como la consecuencia directa de una causa.

Nos remontamos a marzo, pero de hace dos años, y nos encontramos en una escena ilusionante e impactante en todos los sentidos, marcada por muchos momentos indescriptibles; entre ellos la vuelta del que probablemente sea el trío por excelencia de la música electrónica.

Meses más tarde se anunció gira mundial y nueva música plasmándose posteriormente en un show único, conceptualizado, cargado de sentimientos y con un lavado de cara e imagen sobrenatural. Swedish House Mafia volvía, y ya de forma oficial y material o palpable. Se plantaban en los escenarios ante visuales artísticas que reflejaban “su momento” con la ayuda del gran Wessely (en ese mismo verano hice una pequeña investigación y redacté un hilo en twitter asociando estas visuales con el mensaje que querían transmitir, puedes leerlo pinchando aquí.

Sin embargo, y volviendo al presente, la situación se ha disparado. Poco después de terminar su gira desaparecen, literalmente. No queda nada de ellos en las redes sociales, ni mensajes, ni actividad, nada…Y volvemos a la misma pregunta de antes ¿Por qué y con qué fin?

El bueno de Steve Angello siempre priorizaba el tiempo para los artistas como forma de crecimiento, y que bien se lo digan al hombre que para hacer “HUMAN” se inspiró en simples visitas que realizaba a una pequeña iglesia de su localidad.

¿A qué motivos se deben esta desaparición sin previo aviso? ¿No deberían de transmitir ánimos a los suyos y más en estos momentos tan duros o extraños?

Quiero pensar que todo se debe a un proceso de desintoxicación, desconexión de redes y centrar todo el trabajo en Swedish House Mafia de forma plena. Al fin y al cabo, te expones a un aluvión de criticas cuando haces algo así en la sociedad más moderna de nuestra historia, una sociedad que quiere ser empujada constantemente y avisada o informada a cada momento y que cuando desapareces te llevas palos por ello (comprobado a lo literal). Una sociedad que exige conexión no quiere artistas que concentren su tiempo para su trabajo, los quiere para que permanezcan en redes alimentando hasta lo más profundo de dios sabe qué. Quiero pensar en nombre de muchos que todo está pensado, y será al fin y al cabo la forma más plena o limpia de volver a los terrenos de juego de nuevo. Pero el tiempo sigue y ahoga, mucha gente se ha cansado de este marketing “pesado” y ha terminado concluyendo en su decepción plena y sin vuelta atrás con esta vuelta.

Algo deben de estar tramando, preparando. Esta situación hay dos maneras de entenderlas; una de ellas se predica con el verbo “aceptar”. La esperanza existe, pero sin ser dependiente. Cuando vuelvan, seguro que será en el mejor momento y en la mejor situación, todo es por una causa y ellos mejor que nosotros saben cuál es esa causa.

En la sala de espera nos encontramos, eso si, tranquilamente. La escena sigue creciendo y las futuras estrellas están golpeando la puerta muy fuerte. Aunque, como en el fútbol, no puedes dar nunca a un rival por muerto hasta el 90 y los grandes siempre aparecen en el mejor momento.

Yo soy de los que piensan que, por si acaso, por si mañana las cosas no salen como deben de salir o esta situación se desmorona todavía más, estuve allí, y les ví con mis propios ojos.