Thursday, December 8, 2022
Música e información, aquí y ahora


El trance. El estado de conciencia alterado y la música electrónica.

Muchos son los consumidores dentro de la escena electrónica que escuchan trance como subgénero, pero no conocen realmente el valor…

By Stekoxx , in Opinión Tecnología / Ciencia , at 18 diciembre, 2019 Etiquetas: , , , ,


Muchos son los consumidores dentro de la escena electrónica que escuchan trance como subgénero, pero no conocen realmente el valor simbólico de dicho estado y su relación con la música.

Si ahora mismo entrevistamos a ese amigo o conocido que no para de recalcar cada día lo mucho que le apasiona el trance y le preguntamos cuáles son algunas de las palabras clave con las que definiría tal género, seguramente nos encontraríamos con palabras tales como: melodía y armonía, sonido orquestal, celestial, e incluso espiritual…

Espiritual, suena curioso que una persona defina un género como algo espiritual, pero… rebobinamos. No sabes por qué tu amigo o conocido acaba de definir algo así con descripciones como las descritas. ¿Seguro que entiendes con profundidad y exactitud lo que significa entrar en “estado de trance”, o lo que es lo mismo…caer en un estado de conciencia alterado?

Antes de comenzar con este interesante punto, hay que definir con lealtad lo que significa, y no como estilo electrónico, sino como estado mental, emocional, o espiritual.

¿Qué es trance?

Según el diccionario, es un estado en el que se suspenden las funciones mentales normales de una persona. La expresión “caer o entrar en trance” hace referencia a un mecanismo psicológico en el que la persona se abandona a ciertas condiciones externas o internas y comienza a experimentar un estado de conciencia alterado. Tal término, se relaciona con el concepto de iluminación espiritual.

Ahora que sabemos exactamente cuál es la definición de trance como tal, se puede empezar a relacionar con la música, pero no aceleremos…

Antes de entrar en trance, nuestro cerebro procesa una serie de ondas las cuales pueden ser captadas perfectamente a través de un electroencefalograma. Dicho procedimiento mide los impulsos eléctricos que genera el cerebro y viajan a través de las neuronas.

Tipos de Ondas

Para que se entienda bien, cuando estás pensando completamente consciente, por ejemplo, en este mismo instante en el que se lee el artículo, el cerebro genera unas ondas predominantemente betas (entre 14 y 30 Hz), cuando se descansa tranquilamente con los ojos cerrados, el cerebro produce ondas Alpha (entre 8 y 13.99Hz), cuando hay una relajación más excesiva, y estamos a punto de dormir, pero de igual manera en tareas que se realizan de forma más automatizada, predominan las ondas Theta (entre 4 y 7.99), finalmente, las ondas Delta, corresponden al sueño profundo.Los teóricos del estado mental suponen que las ondas se corresponden con diferentes estados de la mente. Las ondas beta se corresponden con el estado de un cerebro despierto, las Alpha con el estado de un cerebro en trance, y las theta a un cerebro en trance profundo.

La magia, el amor, música y…el trance como experiencia personal.

Entendidos los conceptos; qué significa “entrar en trance”, o los tipos de ondas que circulan por nuestro cerebro sin ningún tipo de peajes…toca relacionar el asunto con la música, y concretamente (como no) con la música electrónica. La persona que escribe estas líneas ahora mismo, es consciente de lo abierta que puede resultar la mente humana, y como parece interesante además de mágico, era inevitable hablar sobre esta impresionante experiencia, la cual seguro que la mayoría de fieles hemos sentido. La magia está servida y la imaginación debe de comenzar a volar a partir de ahora.

El ser humano, bendita cosa y obra magnifica….sugestionable por naturaleza en mayor o menor medida…se me viene a la cabeza un chamán para comparar todo esto con la música electrónica, evidentemente con el subgénero trance como se ha hablado, pero mejor generalizarla esta vez por completo y llegar al resto de géneros…sería egoísta pensar que un estado tan íntimo, únicamente se alcanza con el trance como subgénero.

El chamán, volviendo al chamán. Un ejemplo servible e ideal, ya que para curar a sus pacientes de algún dolor, este suele entonar melodías con sonidos. El ser humano ha buscado siempre sentir el estímulo parecido “al que siente una persona con el chamán”, con la escenificación de liturgias por todo el mundo con ritmos o melodías repetitivas, incluso…  a veces cambiantes, o a veces salvajes, experimentales, incluso a veces…carentes de melodías, con predominio de ritmos y algo más fuertes e intensas, incluso podríamos hablar de algo oscuro, algo más elegante… De cualquier modo, diferentes alteraciones obtenidas de diferentes tipos de sensaciones, pueden influir en el inconsciente mediante leves modificaciones del comportamiento normal, que se pueden acrecentar pudiendo “sufrir” sensaciones de analgesia y euforia, o incluso, cuando nos rodeamos de nuestros seres queridos y compañías más especiales…llegar a posibles alucinaciones temporales, viajar en el tiempo, sonreír e incluso llegar a emocionarse.

Todo esto se debe al funcionamiento que técnicamente se ha explicado arriba sobre las ondas cerebrales. En particular, nuestras ondas theta, causantes de los estados de creatividad, sincroniza los dos hemisferios cerebrales y reduce el nivel de las ondas beta, que en exceso responderían a los estados de turbación y desorden.

Aquellos loops especiales, sonidos orquestales, ritmos intensos y profundos, y un sinfín de sensacionesque se consiguen con los diferentes géneros de la música electrónica, actúan según los fundamentos de los pulsos binaurales, activando las ondas theta; que aportan la sensación de embriaguez y ensoñación, mientras que las ondas alfa, aportan la responsable relajación y sensación de bienestar (acordes melódicos de sintetizador o simples de instrumentación cálida como lo es el piano, guitarra…etc). Si finalmente añadimos un ritmo de baile que coincida con el bombeo de nuestro querido y necesario corazón, entre… por ejemplo 120 y 160 pulsaciones… se consiguen alcanzar sensaciones de euforia, hiper conciencia o bienestar que ofrece la música electrónica. Todo, absolutamente todo lo que se escucha, camina de una forma especial, sincera, e incluso secuencial, de forma unida con cualquier patrón de nuestra vida y de nuestro propio -yo-.

Lo último, es evidente que se trata de una sensación que únicamente pueden presumir (con mucho orgullo además) los que escuchan por encima de sus posibilidades. Todo está conectado… flujo sanguíneo, pulsaciones por minuto, pasos que se dan, respiración, emociones… Nuestros 5 sentidos se enlazan de una forma u otra para dar forma y filosofía al género musical con el que más sentimos. Benditos momentos, bendita liberación de dopamina que se trasluce en orgasmos de piel durante cada día…

Todo lo hablado, dependerá siempre de la predisposición voluntaria al estímulo musical, de la visión de cada persona, y de nuestra manera de concebir la música electrónica. En la vida, es importante e inevitable, entender y aprender a andar y caminar, y cuando lo haces…puede que aprendas a correr con una técnica adecuada, y si vamos más allá, a nadar o a montar en bicicleta. En la música electrónica, puede que comiences escuchando ritmos, melodías, diferentes tipos de estilos y sonidos…pero cuando se aprende a conectar con algo más, a ir más allá, a conocerse de una manera más intelectual y cálida… es ese momento en el que aparece el trance como estado mental y espiritual, y no hay vuelta atrás, entras en él, y esa experiencia, como dicen los benditos chamanes…te ilumina. Cuando pasa, la música electrónica es algo más, comienza a ir contigo de una manera especial, y sólo te queda intentar transmitirlo, porque de lo contrario… ¿qué sería esta vida si no podemos compartir?

Comments


Deja una respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.