Saturday, February 4, 2023
Música e información, aquí y ahora


yeule nos trasladó a su versión de futuro en su concierto por Madrid

La artista procedente de Singapur se presentó como un hada post-apocalíptica por la sala Siroco para presentar su nuevo disco…

By AWXS , in Crónicas , at 3 diciembre, 2022


La artista procedente de Singapur se presentó como un hada post-apocalíptica por la sala Siroco para presentar su nuevo disco

Hace unos días asistimos en la sala Siroco de Madrid al concierto organizado por Cero En Conducta de la singapurense yeule, productora y cantante de hyperpop que está actualmente girando en pos del lanzamiento de su último álbum Glitch Princess. Este proyecto creaba con su sonido una atmósfera lóbrega, mermada por sonidos glitch y digitales. Cuenta, además, con un gran número de cuidadosas modificaciones vocales y detalles en sus bases perfectamente establecidos.

Previamente a esta tuvimos a LVL1 como telonero en una de sus primeras actuaciones en vivo de su carrera. Junto a Cerescente como DJ, ambos ofrecieron una divertida actuación con chascarrillos y afinidad entre ellos, con momento BeReal y bromeando con alguna metedura de pata que el público supo respetar. En este mini show se pudieron escuchar tanto los tracks que el cantante tiene ya en el mercado como remezclas y temas aún no lanzados y muy interesantes, sobre los cuales LVL1 aprovechó para pedirle por infinita vez a su sello que le deje sacarlo YA (por favor, dejadle sacarlo). 

El autor de ‘CO1N’ supo defender con soltura los desafiantes rapeos de sus canciones, surfeando con palabras unas poderosas bases electrónicas que basculaban lo bailable con lo más vanguardista o experimental. Como era previsible conociendo la amistad entre ambos, tuvimos también la suerte de contar con Rakky Ripper para la colaboración ‘LVCKY’.

A continuación, yeule preparó como pudo en el pequeño escenario de Siroco su ambientación post-apocalíptica con cuerdas, cables y telas rasgadas. La artista apareció en sus “mejores” galas, con maquillaje vampírico y lentillas de colores mientras danzaba entre sus ruinas de una manera que para ella era parecía su hábitat en el que estaba cómoda. 

Las performances y bailes que la singapurense ofrecía de manera constante en su concierto eran indudablemente merecedoras de un mejor recinto, pues por desgracia esta sala por su disposición no era la más favorable para ver a una persona con poca altura contorsionarse y agacharse, desapareciendo por momentos para los asistentes que estábamos colocados en la parte más trasera del público.

La producción y los vocales en directo, por su parte, se evaporaban sobre el escenario de manera ligera y brillante, creando una atmósfera estática pero mágica. Podía sentirse incluso, por momentos, una especia de tensión paralizante hilada por una especie de ruido blanco que permanecía al terminar las canciones y dejaba al público embobado por un momento antes de poder reaccionar para aplaudir. 

Pudimos disfrutar también momentos más orgánicos en los que yeule demostró su versatilidad como artista con la guitarra con la que interpretó cortes más íntimos si cabe como ‘Don’t Be So Hard on Your Own Beauty’. El culmine del concierto fue, como era de esperar, el cierre con ‘Bites On My Neck’, una de nuestras personales canciones del año producida por Danny L Harle que supo reventar al final toda la euforia que se fue conteniendo en los 60 minutos previos de concierto.